No temas ir despacio, teme no avanzar

ir lento es avanzar

No compares tus logros con los de los demás, aunque sean pocos; son logros.

No temas ir despacio, por lo menos estás avanzado y no estás en el mismo lugar de ayer.

No te preocupes si no sale a la primera, a lo mejor a la segunda o tercera… ¡pero saldrá!

No te fijes en tu edad, fíjate en tu motivación por avanzar y avanzarás. No temas.

No mires los pasos de los demás, tú tienes tus propios sueños que vas a cumplir.

No te obsesiones por el pasado, simplemente ya paso, el pasado se terminó ayer. Hoy es un nuevo día.

Mira las cualidades de tu Padre Celestial, él puede; tú también! No temas.

Confía en tu decisión de hacer las cosas y hazlas.

Tienes lo principal que se necesita para ganar: Vida.

Mírate como Dios te ve. Ámate como Dios te ama, acéptate tal como Él te hizo, tienes todo para ganar. No temas.

Lee: Costumbres que te hacen bajar el autoestima

Una carrera de una milla comienza con el primer paso, un rascacielos comienza con la primera piedra y tu mejor vida comenzará cuando entregues a Jesucristo tu corazón y te comprometas a vivir agradándole hoy y siempre.

Camina con Él, fortalece tu carácter, mejora tu autoestima y sé feliz avanzando poco a poco pero al final de cuentas estás en movimiento.

La inactividad se produce si terminas de leer esto y no lo compartes ni lo pones en práctica. Dios te ama y quiere bendecirte.

Lee: 5 consejos para ser más optimista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Doce − 7 =