No mientas, dí siempre la verdad a todo el mundo

mentiroso-cristiano

La mentira no es buena amiga, siempre que eches mano de la mentira tendrás un estrés adicional y una carga que no la tuvieras si hubieras dicho la verdad. No mientas, no es necesario. Conoce el daño que causa mentir a los demás y sobre todo a tí mismo.

Las personas que mienten son falsas

Si mientes, eres falso. No eres tú mismo, eres la versión “perfecta” creada por tí mismo de como te gustaría que fueran las cosas; sin embargo la realidad es otra.

No le debes mentir a tu conyuge, ni a tus hijos ni a nadie. Las personas merecemos respeto, y cuando mientes le estas faltando el respeto a tu interlocutor porque le estás dando información falsa, lo que lastimosamente te convierte en un farsante.

Pierden credibilidad

Los mentirosos pierden credibilidad, no son tomados en cuenta, no son personas dignas de confianza. ¿Quiéres que te tengan poca o ninguna credibilidad ?

No se toman en serio

Los mentirosos son personas que no son tomadas en serio, no se respetan ni a sí mismos, ni ellos se toman en serio porque están viviendo la “vida perfecta” lo cual no existe.

Es mejor decir la verdad, no existe nada más simple que la verdad.

No se sabe cuando dicen la verdad o cuando están mientiendo.

Cuando quieren decir la verdad, ésta ya no les fluye con naturalidad; las personas ya no saben si están mientiendo o no. ¿Cómo creele a un mentiroso?

No son honestas

Los mentirosos carecen del principio de la honestidad. No son honestos consigo mismos, no se valoran y tampoco pueden valorar a su prójimo. Las personas mentirosas no pueden ser honestas.

Tienen baja el autoestima

Las personas que mienten indiscriminadamente aumentan los hechos que en realidad son, no cuentan la verdad porque puede parecer “simple” en su lugar inventan una serie de cosas “bien trabajadas” en donde los únicos triunfadores son ellos.

Su capacidad de verse a sí mismos tal y cual son, es nula. Tienen la necesidad de mentir para sentirse mejor y ocultar la verdad, lo que en realidad son.

Vivien otra realidad

No viven su mundo verdadero, crean un mundo inventado a su favor en donde siempre salen ganando ellos.

Por las anteriores razones, debemos decir la verdad siempre. No hay nada más valiosos que una persona con valores éticos y morales, con principios cristianos y con buena educación de sí mismo.

No hay nada mejor que decir la verdad siempre, así no tendrás que estarte degastando inventando historias falsas.

Por favor, no mientas.

Lee: Mentir es malo para salud según un estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − 6 =