La humildad en el cristiano

humildad en el cristiano

Humildad no es sinónimo de humillarse. Es decir, una persona humilde sí tiene carácter, si posee buen autoestima y no es válido pensar que todos pueden hacer con esa persona lo que quieran. Si todos pueden hacer lo que quieran no es humildad sino talvez falta de personalidad ó caracter.

Hoy hablaré sobre dos tipos distintos de humildad, una para con Dios y otra para con los hombres.

1- Humillarse a Dios

Significa rendirse, dar su brazo a torcer, aceptar su soberanía y su supremacia sobre la humanidad, no ser humilde con Dios significa ser arrogante, creer que uno puede pelear con Dios y salir victorioso, es creer que uno tiene derechos y él debe respetarlos y tener una imágen alta de uno mismo y creer que estamos de “tu a tu” con Dios, lo cual es absurdo.

En primer término, dice La Biblia que Dios resiste al soberbio, pero no sucede lo mismo con el humilde, ser humilde significa rendirse ante Dios y reconocer que ante él es mejor humillarse.

2- Humildad para con los hombres.

Uno puede ser humilde para con Dios (rendirse) pero ser altanero con los hombres, es decir no humilde, de ahi que hay muchos “buenos cristianos” pero malos compañeros de trabajo, vecinos, etc. porque si bien se humillan ante Dios pero no ante su prójimo.

En este punto, hay que destacar algunas características de la humildad:

 

  • El humilde no sabe que es humilde, si se autoproclama humilde, es el más orgulloso del mudo.
  • El humilde DEBE de tener carácter, sino seria falta de autoestima en lugar de humildad.
  • El humilde reconoce con facilidad las virtudes de las demás personas porque a su vez conoce las suyas propias y sus debilidades, es decir, el humilde se conoce a sí mismo y no necesita “probar” nada a nadie.

Tips útiles para mejorar la humildad:

  • Debe conocerse más a sí mismo, sus virtudes y sus debilidades.
  • Debe estar seguro de tener buena estima de usted mismo, para no confundir humildad con debilidad.
  • Aprenda a elogiar a las demás personas, a lo mejor usted es bueno en algo pero hay personas que son buenas en otras cosas.
  • Acéptese como Dios lo hizo, de lo contrario el orgullo puede aparecer tratando de querer ser quien no es.
  • Sobre todo, humillese primero ante Dios y habrá ganado la mitad del camino hacia la humildad.
  • La humildad al igual que muchas virtudes, es progresiva. No pretenda “ser humilde” de un día para otro, simplemente al igual que todo lleva tiempo y trabajo.
  • La humildad no se refleja necesariamente en la forma de vestir, vístase lo mejor que pueda para dar una buen imágen pero la humildad es más la aceptación de usted mismo y no colocarse en un lugar que sabe que no le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cinco =