Cristianos modernos

cristianos modernos

Hoy existen iglesias para cada gusto e inclinación. No es extraño encontrar iglesias para los que quieren enriquecerse (teología de la prosperidad), para los que practican la homoxesualidad, para las feministas, para los que tiene amantes, para los artístas seculares, en fin…

Todos desean que se les tolere su pecado. Hay pastores que ya no predican el arrepentimiento, la santidad ha sido olvidada por completo del léxico de los ministros, los artístas cristianos buscan fama en lugar de adorar a Dios y esperamos ilusamente que Dios apruebe nuestra conducta.

La Biblia es muy enfática cuando dice que “en los últimos tiempos el amor de muchos se enfriará.”

Dios busca adoradores sinceros, que le adoren de verdad y con convicción, no miembros que asisten esperando tapar el sol con un dedo.

La Biblia es muy categórica cuando dice que “sin santidad, nadie verá al Señor.”

Lastimosamente los “pastores” no tienen agallas para predicar lo que la Biblia enseña de verdad, y por miedo a perder miembro$ no enseñan la verdad (o porque tampoco la practican).

Estimado lector: Tengo que desilusiarte y resultar antipático al decir que SI importa la vida que lleves y nadie se puede burlar de Dios.

La Biblia dice que “lo que el hombre siembre, ese cosechará”.

Si estás engañante a tí mismo, tú sabes en lo profundo de tu corazón si tu vida agrada o desagrada a Dios, y tú sabes si tu pastor hace el ridículo al predicar lo que no vive o acomodar el mensaje según sus intere$e$.

Por favor sé más listo y no creas que Dios está agradado con el pecado y a la vez llamarlo “amigo”.

La perfección no existe. Pero sí existe el COMPROMISO de agradar a Dios, de intentarlo y corregir nuestros caminos, Dios busca que vivas una fé relevante, un encuentro personal con Cristo y no vivir una religión de hipocresía.

Los valores morales no son los mismos que los valores cristianos.

Por favor entregate de corazón a Dios, búscale con sinceridad y sigue sus pasos. Cualquier otro tipo de “entrega” simplemente es afiliación a una iglesia y nada más. Y tú lo sabes.

Hay dos personas a las que no les puedes mentir: A Dios y a tí mismo.

Sé honesto contigo mismo y por favor no te mientas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 1 =