Hombre sentenciado a pena de muerte escribe carta a su madre acusandola de haberlo convertido en criminal

mala-crianza

Cada vez que veas la maldad en este mundo, recuerda que tú como madre o padre puedes convertir a tus hijos en personas de bien o en criminales. La carta inicia así: “Madre, creo que si hubiera más justicia divina en este mundo, tanto tú como yo deberíamos ser ejecutados…” Duras palabras que nos llevan a todos a reflexionar sobre la manera en cómo estamos criando a nuestros hijos.

El último deseo de un prisionero antes de ser ejecutado, fúe papel y lápiz y escribio la siguiente carta a manera de reclamo a su madre por la mala crianza que le dió:

Madre, creo que si hubiera más justicia en este mundo, tanto tú como yo deberíamos de ser ejecutados.

¡Tú eres tan culpable como yo de mi miserable vida!

¿Te acuerdas madre, cuando llevé a la casa aquella bicicleta que le quité a otro niño igual que yo? Me ayudaste a esconderla para que mi padre no se enterara.

¿Te acuerdas madre, cuando me robé el dinero de la cartera de la vecina? Fuiste conmigo al centro comercial y lo gastamos juntos.

¿Te acuerdas madre, cuando botaste a mi padre de la casa? Él sólo quiso corregirme por haberme robado el examen final de mi grado y a consecuencia me expulsaron.

Madre, yo era un niño, luego fui adolescente y ahora un hombre mal formado.

Era sólo un niño inocente que necesitaba la corrección, y no consentimiento.

Te perdono, y sólo te pido que le hagas llegar esta reflexión a todos los padres del mundo que sepan que ellos son los únicos responsables de formar, a un hombre decente, o a un vulgar delincuente.

Gracias madre por darme la vida, y gracias también por ayudarme a perderla.

Tu hijo, el delincuente

Reflexiona un poco sobre en quién se convertirán tus hijos el día de mañana.

Todavía estás a tiempo de corregir el rumbo de tus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × tres =