Hay diferencia entre las finanzas cristianas y no cristianas ?

finanzas cristianas

Muchas veces creemos que nuestro Señor nos solucionará nuestros problemas económicos; puede pasar, pero no contemos con ello. Las finanzas cristianas no son muy distintas de las finanzas de las personas no cristianas, algunas veces creemos que sí, y es ahí cuando vemos problemas.

Las finanzas depende de las personas que la manejan, no tanto su credo. Obviamente hay algunos aspectos que favorecen a los cristianos en sus finanzas y es por ejemplo:

  • No tener (o no deberían tener)  vicios, salidas nocturnas, amantes, más de un hogar, en fin… todo aquello que nos podría estar sacando dinero extra del bolsillo, eso ayuda mucho, eso hace una diferencia en gastos innecesarios entre los cristianos y no cristianos.
  • Dar diezmo, ofrendas y limosnas, eso también hace una enorme diferencia en las finanzas cristianas, porque se siembra para cosechar y se da antes de recibir.
  • La oración, la Biblia, el congregarse… en fin; seguir todos los principios bíblicos también nos da una ayuda que los no cristianos no tienen, es un clase de vida muy diferente.

Sin embargo con todo lo anterior, muchas veces damos por sentado que con solo eso nuestras finanzas estarán en crecimiento, lo cual es un error, pueden estar estables pero no necesariamente en crecimiento.

Los cristianos al igual que cualquier mortal, necesitamos educación financiera, estudiar, aprender, leer y seguir principios que nos mantengan sanas las finanzas, algunos de ellos pueden ser:

  • Estudie al igual que cualquier persona de cualquier credo sobre finanzas, administración del dinero y contabilidad, no necesariamente para hacerse un millonario ni un experto en finanzas, pero los principios básicos son necesarios
  • Ahorre e invierta su dinero en activos si previamente se ha preparado para hacerlo, es decir si sabe lo que hace puede invertir, de lo contrario capacitase primero.
  • No se endeude por cosas innecesarias que después le quitarán el dinero a usted y su familia.

Como podrá ver, un cristiano integral es la suma de varias cosas buenas, sumar la cristiandad con el conocimiento financiero le ayudará mucho en sus finanzas, pero sobre todas las cosas no haga del dinero su dios, no se puede amar el dinero, sólo es papel impreso útil para el comercio, al igual que todo debe haber equilibrio.

Oremos como si todo dependiera de Dios, pero trabajemos como si todo dependiera de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 2 =