Hábitos que pueden mejorar tus ingresos

HABITOS FINANCIEROS

Definitivamente tenemos que tomar control de nuestras finanzas y no cruzarnos de brazos esperando que Dios se encargue de todo y luego, cuando las cosas no vayan bien financieramente; echarle a Dios la culpa. Eso no debe suceder, hazte responsable de tus finanzas hoy mismo leyendo estos hábitos de las personas productivas y eficientes.

La gente con altos ingresos acostumbra a:

 

Levantarse más temprano.

Aprovechan ese tiempo para estudiar, ejercitarse, tomar un buen desayuno y disfrutarlo con calma o trabajar. A todos se nos es dado la misma cantidad de horas cada día, la diferencia está en el cómo aprovechamos el tiempo.

Leer en promedio una media hora diaria.

Desarrollan un hábito de lectura en el que incluyen lecturas que les mantienen actualizados, informados y al día en lo que tiene que ver con sus intereses personales, negocios u otros aspectos de su vida.

Trazar metas específicas para su vida y las cumplen.

Ya sea pasar tiempo con la familia o los amigos, correr diariamente, escribir cartas de agradecimiento o simplemente llegar más temprano al trabajo, ellos se establecen metas y las cumplen. Esto fortalece el carácter, la autoestima y pronto se genera una confianza personal porque saben que lo que se propongan lo lograrán

Hacer ejercicio.

Tienen el principio de mantener una buena salud, tener y desarrollar mayor energía para lograr atender todos sus compromisos y mantener siempre una buena actitud. Mientras se ejercitan es común verlos que escuchan música o leen algún buen libro.

Pasar tiempo en las redes sociales.

Construyen redes de contactos, dan a conocer sus productos, atienden personalmente a clientes y contestan correos y mensajes. Constantemente escriben cartas de agradecimiento para personas que visitan su sitio, hacen sugerencias o quejas y se aseguran de hacer sentir su presencia constantemente.

Escuchar audiolibros mientras se trasladan de un lugar a otro.

No emplean su tiempo en escuchar música ni pierden el tiempo. Al contario, buscan sacar provecho de cada minuto y de todo cuanto esté a su alcance.

Ver menos televisión.

No hay mucho qué comentar al respecto, ¿verdad?

Ser autodidactas.

Toman cursos, continúan su educación o aprenden y practican otro idioma sin la necesidad de ir a una escuela o esperar a que alguien les diga cómo.

Enseñar y apoyar a sus hijos a estudiar y a trabajar desde jóvenes.

Procuran no darle a sus hijos todo lo que ellos desean, no complacen sus caprichos aun cuando viven en abundancia. Les enseñan a ahorrar dinero, a ganarse lo que tienen, a desear y a trabajar por aquello que vale la pena.

Involucrarse con grupos de asistencia social y brindar tanta ayuda como les es posible.

Y, de hecho, es aquí donde se encuentra la verdadera riqueza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − uno =