Dar es el secreto de las familias ricas

Dar es el secreto de las familias ricas

Para nadie es desconocido que dando es como se recibe. Y que el que siembra cosechará, son principios biblícos y además de la naturaleza misma por lo tanto es una realidad. Sin embargo hay personas que han entendido mejor que otras este fenómeno de la siembra y la cosecha y vemos familias enteras que hacen donaciones de acuerdo a su capacidad financiera porque saben que no es en vano, puesto que dice La Biblia que Dios da semilla al que siembra.

Las motivaciones de DAR por supuesto no deben de ser ambiciosas, no debemos ayudar a nuestro prógimo ó dar a la iglesía por necesidad o para que Dios nos prospere, la motivación correcta debe de ser el amor y la gratitud por las bendiciones recibidas, sin embargo profundizando un poco sobre los consejos del rey Salomón el decía:

“Reparte a siete y aún a ocho, porque no sabes qué mal ha de venir sobre la tierra ” (Eclesiastés 11: 2)

La vida no siempre es la misma, en ocasiones estamos de una lado y todo puede cambiar radicalmente, por lo tanto no debemos subestimar a las demás personas y debemos ampliar el número de personas a las que ayudamos por si un día necesitaremos de su ayuda si las cosas se invierten.

Pero cuando somos distantes e indiferentes de las necesidades de los demás ¿cómo nos ayudarán cuando nosotros lo necesitemos? Ahí se aplica que lo que siembra se cosecha.

No te canses de hacer el bien a una persona, dos ó incluso siete ú ocho porque no sabes tu futuro.

Salomón continúa diciendo:

“Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tus manos; pues no sabes que es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y lo otro es igualmente bueno.” (Eclesiastés: 11:6)

Nunca es demasiado pronto para ayudar a alguien, y nunca es demasiado esfuerzo el que se hace para dedicarle un poco de tiempo a los demás y cuando creas ya haber hecho suficiente no dejes reposar tus manos, continúa ayudándo a tu prógimo sembrando en tierra fértil porque no sabes tu futuro mismo.

Dicho de de otra forma: No te canses de hacer el bien.

El que dá al pobre al Señor presta, un día vendrá necesidad TALVEZ NO FINANCIERA pero en ocasiones el dinero es insignificante, pero si tienes una inmensa lista de favores sin cobrar…… No dudes que Dios te pagará conforme hayas hecho el bien a otros. Todo tiene su recompensa y hoy es el mejor día para sembrar en abundacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − cinco =